Woman in shirt and trousers, retro fashion

“Aunque la mujer sea la líder más competente, la van a criticar por su vestido”

802TGMA8

 

Fuente: La Segunda

En su paso por Chile criticó el tratamiento de las mujeres en los medios y abogó porque los hombres y las organizaciones den más espacio al rol femenino.

 

Si hubiese más mujeres en las grandes compañías, no habría más colapsos financieros.

Escritora, periodista y fundadora de Informed Opinions Canadá —iniciativa sin fines de lucro para ampliar y posicionar las voces de mujeres expertas en los medios—, Shari Graydon visitó nuestro país la semana pasada para participar en la Primera Convención de Expertas de Hay Mujeres, un símil de su ONG en nuestro país. La Embajada de Canadá facilitó su venida para potenciar el debate del feminismo y la visibilización de las mujeres como política pública de su país.

—Lo primero que se me viene a la mente es ¿por qué hay pocas mujeres presidentas en el mundo?

—Esa es una gran pregunta. A lo largo del tiempo la imagen dominante del poder y de quién es el líder, nos recuerda a un hombre blanco en un traje negro. Es muy difícil para todos ver a una mujer, a una indígena, o a una persona de una minoría étnica como líder.

—¿Es porque seguimos siendo una sociedad machista en el mundo?

—Sí. Tenemos miles de años en historia donde los hombres han estado a cargo, donde las mujeres ni siquiera votaban, ni podían tener propiedades. Hoy estamos acelerando el paso del cambio porque ahora hay una gran cantidad de estudios que demuestran que los países que les dan las oportunidades a las mujeres para contribuir con su talento lo hacen mejor económicamente. ¿Por qué? Por la gran cantidad de talento.

—¿Cuál es la diferencia entre un liderazgo masculino y uno femenino?

—Es un poco reductivo decir que los hombres lo hacen de una manera y las mujeres de otra. Los estudios sugieren que las mujeres tienden a ser más consultivas, más colaborativas, piensan más en las consecuencias en la toma de decisiones. No toman tantos riesgos como los hombres. Los hombres siempre dicen “sé lo que hay que hacer”, pero algunas veces no es así. Miren a Donald Trump, él cree que lo sabe todo. Hay estudios que dicen que si hubiese más mujeres en los mercados financieros, en las grandes compañías que toman decisiones y riesgos, no habría más colapsos financieros, y los mercados serían más estables alrededor del mundo. ¡¿Qué estamos esperando?!

—¿Qué esperan las mujeres para ponerse de pie?

—En Chile y en la mayoría de los países latinoamericanos está la cultura de que el hombre ostenta el poder y el rol de las mujeres está preestablecido en estar en la casa. De hecho uno lo ve hasta en los medios. No importa si una mujer es muy inteligente o importante, porque finalmente ¿qué es lo que importa?: Cómo te ves.

—Es lo que se criticó en los medios de comunicación argentinos durante la visita del Presidente de Estados Unidos. Todos hablaban del vestido de Michelle Obama y no que estudió en Harvard.

—¡Imagínate! En las primarias en EE.UU., Donald Trump y Ted Cruz debatieron sobre sus esposas. Una de ellas tiene un MBA y ambas son mujeres muy preparadas. No sabía eso hasta la semana pasada, porque de la nada el foco estuvo puesto en ellas. Antes de eso, sólo hablábamos de decoración, eso es un gran problema. Mientras más los medios destaquen cómo se ven las mujeres, se vuelve muy difícil que las que no son reinas de belleza se paren, sean candidatas y líderes. Aunque sea la líder más competente en el mundo, la más inteligente, la van a criticar por su vestido, su maquillaje, su pelo, su peso.

—En Chile hay gente, irrespetuosa, que llama a la Presidenta Bachelet “gordita”.

—Nunca nadie se ha referido a Pablo Neruda o lo ha disminuido en su calidad de poeta por su peso. Eso es tan normal en todo el mundo, es terrible. —¿Cómo se combate esto? —Tenemos que recordarles a todos que esto hace que nuestros países retrocedan. Los hombres y las organizaciones tienen que darles más espacio a las contribuciones de las mujeres. Así como muchas veces se discrimina a la gente por cómo se viste, lo mismo se hace con las mujeres sólo por el hecho de ser mujeres. En Canadá ahora tenemos un Primer Ministro feminista, él lo dice y es increíble.

—Hay personas en EE.UU. que dicen “no estamos preparados para tener una mujer Presidenta”. ¿Qué les dirías?

—¿De verdad van a votar por Donald Trump? Hillary Clinton es la candidata más calificada para ser Presidenta. Uno puede estar en desacuerdo con sus propuestas, pero ella fue secretaria de Estado, estuvo en el Senado, tiene mucha experiencia. Les diría a esos que dicen que no votarían por una mujer: “OK, ándate a Yemen porque ahí, por la posición de la mujer, es probable que te sientas cómodo”.