Embajador HM 2015 abre Espacio de Arte, con Impacto Educativo

Ojo-Rojo-900x385

Cuéntanos sobre tu nuevo proyecto: la galería de arte “Ojo Rojo”

La Galeria prefiero denominarla ESPACIO DE ARTE, CON IMPACTO EDUCATIVO, ya que si bien se venden obras de arte de mucha calidad, fue concebida como una instancia donde el visitante no solo mirara obras sino que también pudiera ilustrarse sobre, el artista y su contexto, de manera de conectarse en forma profunda con la sensibilidad del artista, y que el potencial transformador que tiene para el observador el exponerse a una obra de arte fuera más potente y enriquecedor.

Esta galería está ubicada en el edifico corporativo de la empresa transoceánica, declarado como uno de los 5 edificios más sustentables y vanguardistas a nivel mundial. Su gasto energético es mínimo y está rodeado de naturaleza y con mucha luz interior en un diseño que está centrado en la persona y su bienestar laboral. La pregunta recurrentes es porque este espacio se llama OJO ROJO

Y la razón del nombres de este espacio de arte, es que Roberto Matta siempre dijo que :

“ El corazón es un ojo “ y en esa línea la invitación de este espacio, es a mirar desde el horizonte del arte, a las personas, la sociedad y la vida en general con el ojo del corazón que es una metáfora de una actitud más humanista para enfrentar el mundo, lo cual entre otros aspectos se traduce en un trabajo sobre la inclusión en la sociedad.

Las galerías de arte tradicional, cumplen un rol fundamental ya que son lugares donde se puede comprar arte y es la vitrina donde están los artistas consagrados y lo emergentes. OJOROJO, como espacio de arte tiene una vocación educativa lo cual se concreta en la posibilidad de solicitar visitas guiadas donde un experto explica las obras lo cual hace mucho sentido en cuanto a que las muestras de OJOROJO son temáticas y permiten entender un periodo del arte determinado. En esta línea OJO ROJO nace con una curatoría de Manuel Basoalto, centrada en dos movimientos claves el movimiento cinético y el geométrico. La totalidad de las 40 obras giran en torno a estos períodos y hemos tenido la fortuna de contar con obras de los principales exponentes chilenos y mundiales de estos dos períodos como es el caso de Matilde Pérez , Carmen Piemonte Carlos Cruz Diez, Jesús Rafael Soto, , entre muchos otros.

¿Por qué decidiste inaugurarla con una muestra sobre Matilde Pérez?

Tanto yo, en mi rol de director del espacio y Manuel Basoalto, como el curador de OJO ROJO, pensamos que era un deber de justicia hacerle un homenaje a una artista de nivel Mundial como es el caso de Matilde Pérez que murió hace poco más de un año a los 97 años sin haber recibido el Premio Nacional de arte y por eso decidimos que el lanzamiento de este nuevo espacio de arte sería un acto reivindicativo respecto de la trayectoria de esta gran mujer que quebró paradigmas no solo como artista sino como mujer, en su país. Siempre resulta interesante cuestionarse porque nuestro país que tiene tantas virtudes, a la vez tiene tanta experiencia en conjugar el verbo “ningunear” en todos sus tiempos, y en especial en relación a las mujeres. Cuando uno revisa en el diccionario la definición de la palabra ningunear su sentido es claro: “Tratar mal a una persona haciéndole sentir que no vale nada” y eso es una realidad del día a día en nuestro país, a las mujeres de nuestro país, expresamente o tácitamente se les envía el mensaje de que su aporte a la sociedad vale poco, particularmente en el plano laboral. Esta realidad contrasta con una sentencia popular de que en Chile la que saca la familia adelante y da la cara con valentía frente a las adversidades es la mujer. En lo personal yo no soy amigo de categorizaciones tales como FEMINISMO que con la mejor voluntad tiende a masculinizar a la mujer, como una forma de equilibrar el rol secundario que se le ha dado a la mujer. Para mí las mujeres no son iguales a los hombres, son ontológicamente distintas, con capacidades, sensibilidades, y formas de enfrentar al mundo muchas veces más sofisticadas e inteligentes, que las de los hombres, y por eso la naturaleza ha puesto en la mujer la capacidad de gestar vida y acoger en su primera etapa a los seres humanos. Hoy cada día la ciencia tiene más evidencia de la importancia de la mujer en la primera etapa del desarrollo de los niños y su impacto decisivo en lo que será el desarrollo cognitivo y emocional de la persona en su adultez.

La masculinización de la mujer es un fenómeno deplorable y hasta casi me parece un insulto porque niega su esencia y la fuerzan a amoldarse a un patrón masculino que no da cuenta de todo su valor, riqueza, unicidad y complementariedad mutua con el hombre en todos los planos. La mujer no necesita masculinizarse para lograr sus objetivos; la claridad de convicciones, la asertividad y firmeza para llevar a cabo acciones y materializar proyectos no es un monopolio de los hombres y ellas pueden hacerlo sin abdicar a su identidad de mujer, a su manera con sus atributos y dones, logrando resultados iguales o mejores. Dicho lo anterior, con la misma fuerza con que señalo que me parece desafortunada la estrategia de masculinizar a la mujer, me parece inaceptable un hecho terrible que existe hoy y que se ha dado durante toda la historia, que consiste en la radical y aberrante desigualdad de derechos y oportunidades que han tenido que padecer las mujeres. Siento vergüenza ajena, cuando recuerdo que en mi país las mujeres recién pudieron votar en una elección presidencial el año 1952….., o sea antes de ayer. Mi abuela hablaba varios idiomas, fue presidenta de la campaña mundial contra el hambre y sin embargo le estuvo vetado el derecho a votar durante la mitad de su vida, lo mismo respecto a una Gabriela Mistral, Amanda Labarca y todas las ciudadanas chilenas en su tiempo.Realidades y reflexiones como estas fueron la que me llevaron a aceptar la invitación de HAY MUJERES para contribuir a su misión de que se haga justicia con las mujeres en el mundo laboral. Le hace bien no solo a las mujeres sino que a todo el país que se instale en nuestra cultura de justicia y equidad.

¿Cómo evalúas el rol de las mujeres artistas chilenas en nuestro país?, ¿y en el arte contemporáneo en el extranjero?

La pregunta toca un punto sensible para mí, porque además de abogado, especialista en propiedad intelectual (Silva & Cia) he desarrollado una carrera como artista visual que fue gatillada por una gran artista llamada Virginia Huneeus Cox, quien cuando yo tenía 12 años me impulsó a introducirme al mundo del arte. Fue ella, con su sensibilidad de mujer artista la que visualizó en mi condiciones que ameritaban un desarrollo, por esto en todas las exposiciones que he hecho se las dedico a ella. Mi arte hoy consiste en instalaciones donde uso multimedia y tecnología de vanguardia, Virginia Huneeus estudio en el MIT, un lugar donde en materia de arte se experimentaba con las nuevas tecnologías.

Chile es un país bendito en creatividad y calidad artística tanto en hombres y mujeres. En lo que a las mujeres se refiere yo como chileno me siento orgulloso de las creadoras chilenas, son muchas, talentosísimas y lo más importante con su propia impronta que las hacer reconocibles de inmediato. La mujer en la escena del arte chileno, de ser un fenómeno escaso en una primera etapa (Rebeca matte, Aurora Mira etc….) pasó a tener una presencia muy tangible, son reconocidas por los chilenos y tienen una voz y lenguaje fuerte, entre muchas se me vienen a la cabeza artistas como Voluspa Jarpa, Roser Brú, Francisca Sutil, Catalina Abbot, y no sigo nombrando porque la lista es enorme y este espacio es corto.

El tema entonces no es la calidad ni su compromiso con el arte sino cómo hacer para que las mujeres tengan aún más espacios, visibilidad y que puedan vivir de su arte, y en esa línea hay que destacar a otras mujeres que sin ser artistas, mueven los hilos para que se abran cada día más oportunidades a nuestras artistas nacionales, me refiero a mujeres tales como Denise Ratinoff, Irene Abujatum y Drina Rendic; esta última se comprometió con un desafío muy relevante al aceptar la presidencia del capítulo chileno del National Museum of Women in the Arts. Dicho museo fue creado por la iniciativa de la familia Holladay, que constataron que en USA, uno de los países más avanzados del mundo, las mujeres tienen presencia de solo un 5% en los museos. Frente a este descubrimiento compraron un edificio colosal en Washington donde actualmente solo se albergan obras de mujeres de todos los tiempos y han desarrollado una política extendida a nivel mundial para relevar la presencia de la mujer en el arte. En el caso chileno Drina Rendic creó un directorio integrado por mujeres y hombres y los resultados han sido más que sorprendentes y se pueden ver en www.capitulochilenonmwa.cl

¿Qué políticas públicas crees que faltan para fomentar la igualdad de género en el arte nacional?

Creo que en general todos los últimos gobiernos, por lo menos a nivel de programas, han estado alineados en intentar promover a la mujer en todos los ámbitos, pero creo que la verdadera transformación en nuestro país sobre este tema parte a nivel individual. No hay cambio general si no hay cambio individual, en esa línea la pregunta pertinente es ¿qué hago yo, hoy y a esta hora, como ciudadano concreto, para contribuir a un ambiente más igualitario y participativo de las mujeres en todos los ámbitos incluyendo las artes? En mi caso, como primer paso, opté por sumarme a todas las iniciativas que dignifiquen a la mujer, como fue el caso de la invitación que me hizo Maria de los Ángeles Fernandez para contribuir crear las condiciones para que las mujeres reciban la misma remuneración que los hombres cuando tengan la misma capacidad y preparación profesional. Así mismo acepté inmediatamente la propuesta de dar asesoría legal al capítulo chileno del NMWA

¿Cuál es el rol que los hombres juegan en quebrar la brecha de género en el mundo de las artes?

Obras son amores y no buenas razones, en el caso de OJOROJO, abrimos este espacio con un homenaje a Matilde Pérez como gran artista mujer, al cual convocamos diversas autoridades como Roberto Farriol, Director del Museo Nacional del Museo de Bellas Artes, quien hizo un profundo homenaje a esta potente mujer de las artes chilenas. En ese mismo acto se lanzó un libro de colección escrito por el curador de OJO ROJO Manuel Basoalto, que recoge las conversaciones de los últimos tres años de vidas de Matilde, donde habla con toda naturalidad y en un tono intimista de lo que fue su vida y su carrera como artista visual.

Frente a la pregunta sobre cuál es el rol de los hombres para que haya más igualdad para las mujeres, me aventuro a decir que en parte, el rol de los hombres dependerá en gran parte de lo que sus madres les hayan enseñado. Me temo que las mujeres también tienen cierto grado de responsabilidad cuando les presentan e inconscientemente refuerzan en sus hijos, una construcción de mundo donde la mujer tiene un rol secundario;

Creo que el acortamiento de las brechas tiene que ver más con un trabajo a nivel valórico que con el rol que le quepa a los hombres en sí mismos y en ello la responsabilidad es compartida con las mujeres.

Los paradigmas culturales no se cambian de un día para otro, ni con un papel que contenga una política pública deseable, más importante que todo es un trabajo valórico a nivel personal, promovido como sociedad, con líderes potentes, y a al interior de la familia, que se traduzca en una suma de acciones personales, cada uno en su ámbito de acción, desde un horizonte de colaboración y empatía con el otro en su legitimidad y dignidad intrínseca como persona Sin esa visión, lo demás sobra.